En Blanco y Negro

martes, junio 02, 2009

LA BICICLETA

Queridos cartílagos , si dura fue la pérdida de mi añorada Derbi, no menos traumática fue la muerte de mi bici.

Corría, y perdón por la expresión, el año 92. Yo estaba en el último año de colegio. Una tarde en clase de lengua nos llega nuestra odiada profesora, Belcebú la espera con las garras abiertas, y nos dice "(modo pensamiento on)pequeñas ratas y sabandijas (modo pensamiento off), esta tarde vamos a hacer un ejercicio, se trata de hacer una redacción o un dibujo con el lema "De drogas nada, tengo muchas cosas que hacer"". Después de varios segundos eligiendo entre seguir tocándome las pelotas o hacer algo decidí hacer una redacción.

Hay dos cosas en las que poca gente me gana: Una en imaginación y la otra en cortarle las uñas a las moscas cojoneras usando un cortacésped.

Dos días después me enteré de que la redacción era para un concurso y encima que era a nivel regional. La segunda sorpresa fue que gané. Y la tercera que me daban una mierda de bicicleta. Cuán equivocado estaba al pensar que el regalo del segundo, libricos, era mejor que el mío.

Todavía recuerdo la cara de mi padre: "papá tengo que decirte algoowefjffvberb" mi madre "Mariano suelta al crio del cuello que parece que no es nada malo", "he ganado un concurso regional de redacción".


Era impresionante ver a mi padre hacer análisis de la nota del concurso, parecía el Grisom: difracción de rayos X, carbono-14, elecrtoforésis capilar,...

En cuanto al tema de la redacción ya sé que era trampa, que yo tenía ventaja, que es como si Superman participara en la prueba de halterofilia de las olimpiadas, o como si Farruquito participara en una prueba de Fórmula 1.


Qué gran día cuando me dieron mi Orbea, sobre todo para mi padre: "¡¡cómo que desde aquí no te vas a la casa en bici!!, ¿crees de verdad que podemos entrar los 4 y la bici en el seat 127 ?, no me hagas elegir entre tú y la bici ¿eh?".





Bueno si podíamos ir a pasar el día a la playa los 4 con nevera, mesa, silletas, sombrilla, tupperwares, cremas, toallas y ropica pa cambiarnos una bicicletica podía entrar...y entró.

Y menos mal, esas subidas a la Fuensanta y al Valle Perdido cantando to el camino con el Pelopo en nuestras bicis de montaña. Menos gusto daba cuando te adelantaba un autobús y debido a las corrientes de aire nos movíamos más en la bici que un garbanzo en la boca de un viejo. O aquella vez que se me partió el cable del freno trasero bajando del Valle Perdido a 60 km/h, pensé "ese chasquido que he oido espero que sea mi menisco y no el cable del freno trasero al romperse porque si no voy a acabar de tapa en el bar ese que está en la curva". Debido a mis nervios de acero, mi pulso con el freno delantero y a una red de bomberos pude frenar sin morir.

Bueno apreciados oyentes un abrazo a tod@s y hasta que nos leamos.

Fdo.:Negro-envenenao.


5 comentarios:

  • A las 10:36 p. m. , Blogger hm ha dicho...

    Joder... lo que no te pase... yo iría después de lo que cuentas siempre a pata, eh, jajaja

     
  • A las 8:47 a. m. , Anonymous Negro-motorizado ha dicho...

    Jejeje,señor hm creo que tuve un monopatín, pero recuerdo que el que más lo usó fue mi hermano así que le preguntaré a él qué le pasó, que seguro que le pasó algo.

     
  • A las 10:05 p. m. , Blogger Saga ha dicho...

    Pa bicicleta mítica, mi Órbita roja y amarilla con amortiguador central en la que me acercaba a vuestro instituto a veros cuando se murió mi Halcón.
    Y mítico también el descojone que os llevábais viendo el amortiguador central, comprimío hasta reventar por culpa de mis (entonces) 90 kilos, o los rodillazos que me daba en el manillar ya que la bici era de crío y yo ya tenía 18 o 19 años.

    Cabrones.

    P.D: Verificación de palabra=jurair
    Un poco más y "julai".

     
  • A las 11:55 p. m. , Blogger yraya ha dicho...

    Que suerte tuviste de tener una bici, yo no tuve por los cojo... de mi padre, que decía que las niñas con un patinete iban bien, que de bici nada, vaya trauma, todavia no se llevar una bici y eso que ya han pasado unos años.
    Un Abrazo.

     
  • A las 6:53 p. m. , Anonymous nachonivela ha dicho...

    Espera que me traiga la bici, de Madrid, que hay que volver a usar los medios de transporte ecologicos.
    Volveremos a subir a la Fuensanta.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal